Este es un ejercicio simple que puedes trabajar en tu casa, para transformar mandatos familiares que te limitan (creencias que en ocasiones asumimos como “verdades”, aunque no lo sean) en una frase que puedas decirte como un mantra, día a día. Esta frase estaría hecha más “a tu medida”, según tu momento presente… ¿Qué necesitas soltar y dejar atrás de las creencias que has recibido de tus padres?